Arquitectura

CASAS INTERNACIONAL 184 - ARQ. MATHIAS KLOTZ

CASAS INTERNACIONAL 184 - ARQ. MATHIAS KLOTZ

$590

Ingrese aquí su código postal para calcular su costo de envío:

Una de las primeras noticias que tuve de Mathias fue en el año 2000 a través de un
libro que reunía a arquitectos de menos de 40 años. Ahí se publicaba la Casa de Tongoy, y
años más tarde, tuve la oportunidad de pasar algunos días en ella.
Escuché a Klotz decir que este es un proyecto de madera, sencillo, de bajo coste, diseñado
y modulado en base a las medidas standard de las tablas para no tener desperdicios. Pero hay
mucho más, hay algo intangible: esa sutileza que tienen sus obras diluyendo los límites entre
arquitectura y paisaje. La casa se planta en el lugar, protegiéndose de su entorno, y se abre
frente al mar marcando un sitio en la inmensidad árida de la playa. A partir de esta obra se
puede entender toda su Arquitectura. Esta no parte de formas preestablecidas, sino que va
naciendo al integrar con un pensamiento crítico todos los requerimientos a la vez: usuario,
entorno, sitio, tecnología, clima. El resultado formal es una consecuencia de aquello.
Klotz maneja con maestría uno de los temas más difíciles al momento de proyectar,
que es dirigir la luz natural hacia interior del proyecto. A través de las aberturas, algunas
veces apaisadas y colocadas a baja altura bañando de luz el piso, y otras verticales como
una raja contra una pared iluminando la misma y reflejando la claridad en todo el ambiente.
No son perforaciones de los muros, sino espacios para contemplar el exterior. Por eso
para Mathias el escantillón no es una preocupación solamente constructiva, es El Lugar
donde se resuelve la tensión entre el exterior y el interior.
Así como las ventanas de sus obras enmarcan el paisaje, sus terrazas y galerías semicubiertas
lo hacen pasar adentro. En sus proyectos todo fluye de tal manera que los
espacios se hilvanan en una secuencia de lugares cerrados, abiertos, semicubiertos, penumbras
y sombras, transformando estas últimas en la perfecta unión entre arquitectura
y naturaleza. Las obras en otra escala, como el edifico Seis o Mirador Barón, no solo se
adaptan al sitio sino que lo modelan, y tapizan el desnivel creando un paisaje nuevo diferente
al que había antes en ese sitio. Al visitarlas, se tiene la sensación de que siempre
estuvieron allí, agregándole valor a ese lugar.
Para Mathias, la estructura es la expresión plástica de la arquitectura se aprecia, desde
un volumen flotando sobre el vacío hasta el gesto de dejarla a la vista, como en la casa
Francisca, sugiriendo un antiguo casco de barco invertido.
Desde el año 2004 hemos hecho muchos proyectos juntos. Nos une la misma pasión:
La Arquitectura. Los Andes no nos separan, nos autodenominamos arquitectos sin
fronteras y somos amigos transnacionales. Trabajar con Él es una experiencia magnifica.
Mathias se divierte y disfruta proyectando, es algo natural sin presiones y parte de su
vida cotidiana. Es difícil encontrar arquitectos de su talla y con la generosidad con que se
entrega al intercambio de ideas mientras proyectamos juntos. Valoro que su arquitectura
sea silenciosa, deje hablar al paisaje, no sea estridente, sea humilde y no necesite más
para agregarle un valor inmenso a la vida de los que la usan.
NEWSLETTER
Suscribite y recibí las mejores ofertas y beneficios.